Noticias

  • Home
  • /
  • MIGUEL TOVAR TRAIL MITJA DEL CASTELL

MIGUEL TOVAR TRAIL MITJA DEL CASTELL

28 Oct, 2015 / 0

Mitja castell MetaMiguel Tovar, uno de nuestros compañeros con bomba de insulina, ha participado en la pasada edición del Trail Mitja del Castell el pasado fin de semana. Esta “preciosa, dura y técnica prueba“, como la describe el atleta, se desarrolla en El Papio, enclavado de la Sierra de Collserola. La prueba propone un equilibrio perfecto de pistas, caminos y senderos . 23,6km con 1100m de desnivel positivo. Su organización destaca por cuidar los detalles al máximo.

Miguel se despierta a las 5 am para desayunar , y asegurarse que a la hora de “la cursa” no quedara insulina activa. Teniendo en cuenta su valor de 118mg/dl de glucosa en sangre, y 6 unidades de bolo, desayuna 6 raciones: tostadas , leche, y cereales (“muy parecido a los desayunos DTTA 2015”).
Dos horas antes de la salida registra un sorprenderte nivel de azúcar en sangre de 335mg/dl. Empieza a sospechar que algo ha ido mal, lo achaca en un principio a la comida, y corrige con 3uds. Media hora antes de la salida, vuelve a hacerse un control con resultado de 280mg/dl. Reflexionando, por el bolo corrector que se puso, cree ya debería de haber bajado más , y las sospechas empiezan a centrarse en un mal funcionamiento del catéter de la bomba. Desafortunadamente, es tarde para cambiarlo. Justo antes de salir baja la linea basal de la bomba al 50%(normalmente lo baja hasta el 20%), y pone 0,5 uds de bolo. La estrategia consistía en ir dejando bajar la glucosa en sangre, pero con la precaución de no caer en hipoglucemia.

Empieza el trail y lo hace a ritmo suave para no derivar en consecuencias negativa, como una posible cetosis. Miguel teme que con niveles altos de glucosa la actividad física no contribuya a bajarlos, sino que produjera el efecto contrario: aumentar la hiperglucemia. Este razonamiento le conduce a ser cauto en lo que a intensidad del ejercicio se refiere, e hidratarse lo máximo que pueda. Transcurrida una hora de carrera, en el km 8, registra 220mg/dl. Efectivamente va bajando, pero no lo suficiente. Decide ponerse otra media unidad y por supuesto en los avituallamientos solo consume agua. Empieza a notarse agarrotado, pero aún así prosigue la marcha hasta alcanzar a meta en un tiempo de 3h08min. Con un nivel de azúcar en sangre de 216mg/dl, se dirige al coche para administrarse un bolo de rápida con el boligrafo, ya que hasta que no llegara a casa no podía cambiar el catéter que le ha estado obstaculizando su jornada.
Una vez cambiado el catéter, estuvo pendiente de la evolución de sus niveles de azúcar en sangre, que se restablecieron y mantuvieron en normoglucemia a lo largo del día.

Haciendo balance, Miguel declara que “no son las condiciones idóneas para realizar una prueba, pero no deja de ser parte de lo que vivimos cada día: saber actuar ante situaciones diversas, y solucionarlas de la mejor forma posible, y aprender”

 

Por Moisés Ávila