Noticias

  • Home
  • /
  • Pablo Alonso en la Media Maratón de Spoleto

Pablo Alonso en la Media Maratón de Spoleto

24 Sep, 2018 / 0

Aquí nuestro compañero Pablo Alonso nos cuenta su experiencia en la Media Maratón de Spoleto, uno de los eventos disputados en Italia. Como siempre dejándonos por lo mas alto y con esa forma de escribir que te hace entrar en su historia. También nos demuestra que no siempre se puede controlar todo cuando hablamos de diabetes y deporte pero con voluntad y sacrificio podemos resolver problemas y salir adelante en lo que nos propongamos.

6:45 suena el despertador, con un mal presentimiento cojo el medidor. 286. Justo lo que me temía la noche anterior, y eso que me acosté con 114. Qué le vamos a a hacer, pienso, mientras cargo el boli. Los nervios son incontrolables. Mientras Jaime se viste cojo el pantalón de atletismo y me dirijo al baño. La música del móvil ya suena a todo volumen. Le echo una breve mirada a Jaime. Estos días le he visto quejarse a última hora del día de la planta del pie, Cierro los ojos, que sea lo que tenga que ser. Salgo de la ducha y me miro al espejo. 2 de septiembre, perdido en mitad de Italia y a 3h de correr la segunda carrera más larga de todas las que he hecho. 9 vueltas… bueno, podían ser 10. Me pongo las zapatillas, cojo el dorsal y bajo a desayunar. En el comedor ya hay varios del Team. Doy los buenos días pero no me paro a hablar con nadie, Cojo el bol con los cereales, el bocadillo de pavo y un poco de fruta. Me siento en una esquina, solo, y pienso en los casi 20 km que tenemos por delante. Y en las cuestas. Y en las escaleras. Al acabar salimos a la entrada del hotel para esperar al bus que nos recoge a las 7:30. A las 7:25 me hago una glucemia con los dedos cruzados, aguanto la respiración 5 segundos. 175. Uf, menos mal. Pero algo va mal, el bus no llega y me empiezo a poner nervioso. Finalmente nos recogen a las 8:00, 30 minutos tarde. En el trayecto al polideportivo me mido otra vez. 226, lo normal. Me pongo 1 unidad y me voy con Miguel a calentar en dirección a la salida. Las cosas que tiene el directo que acabamos perdidos y llegamos justo justo 10 minutos antes de la salida.Al poco ya llaman a los atletas. Le deseo suerte a todos los del Team y me coloco en la segunda fila. Pasan los minutos y suben las pulsaciones. No paro de mirar hacia la primera curva. Al final decido avanzar un poco y colocarme en la primera fila para evitar golpes innecesarios. Miro al speaker. Miro al tío del crono y al de la bici. Miro al reloj. Las 9:15. 1 minuto oigo. El tiempo parece no avanzar. 3,2,1, PAM. Se sale muy rápido. De primeras me pongo segundo detrás de un chico de azul. Recorremos un entresijo de calles con escaleras y empedrado hasta llegar a la primera cuesta. Subo fácil, en segunda posición, luego las escaleras del Duomo, también subo fácil. Después llega la parte de escaleras, ahí ya no subo tan fácil. Por fin acaba y llegamos al llano. Me doy cuenta de que vamos un grupo de 5, 6 corredores entre los que esta Jaime. Mientras rodeamos el castillo siento que el ritmo es muy cómodo y bastante lento. Así que lo cambio. Así de fácil. Me pongo primero y el grupo se enfila. Cuesta abajo noto buenas sensaciones por lo que sigo apretando. Primer paso por meta, primera vuelta y primero. En la tercera me adelanta un chico que va muy fuerte, deduzco que va a hacer la corta y le dejo irse. Me junto con otro chico que ataca en la vuelta 5. También le dejo. Otro que va a la corta. A partir de ahí me quedo solo en cabeza de carrera. Al finalizar esa vuelta veo a Jaime parado en la meta gritándome que el segundo viene a 15 segundos. Uff, eso es muy poco. Y efectivamente, 2 vueltas más tarde me pilla. Intento pegarme pero el tío iba muy fuerte. Me deja en una bajada. A partir de ese momento solo pienso en acabar. Sufriendo en las subidas llego a la última vuelta. Miro atrás y me doy cuenta de que no viene nadie. Aprieto los dientes y pego un grito. Ya veo la recta de meta. Sprinto con todas mis fuerzas. Me dan la bandera del Team y entro exhausto pegando un grito de rabia. Aprieto muy fuerte la bandera. Segundo. SEGUNDOOO.