Noticias

  • Home
  • /
  • PABLO ALONSO EN TRIATLON SPRINT GRIJOTA (PALENCIA)

PABLO ALONSO EN TRIATLON SPRINT GRIJOTA (PALENCIA)

30 Jun, 2015 / 0

Os pasamos crónica de nuestro compañero Pablo Alonso que sigue subiendo como la espuma ¡¡¡
Después de comer en León, mi padre y yo, montamos la bici y el resto del equipo y ponemos dirección a Palencia. Llegamos a las 14.45 al pueblo de Grijota, donde ya se respira ambiente de triatlón; la música a tope, los arcos y la zona de boxes perfectamente colocada. La prueba, un Triatlón Sprint (750m-20km-5km), y yo no las tenía todas conmigo. La última semana casi no había entrenado y no sabía como iba a reaccionar mi cuerpo ante la distancia. 180mg/dl. Bien, es buena cifra para competir. Me relajo y estiro a la sombra. Poco a poco van llegando el resto de triatletas. Recogo el dorsal y, bajo un sol de justicia, entro de los primeros en la zona de boxes para dejar la bici con el casco y las gafas y las zapatillas de correr. No llevo más suplementación que medio bidón de Aquarius por lo que más me vale beberlo todo durante el ciclismo para que no me de una hipoglucemia corriendo.
La natación iba a ser una aventura pues 120 personas teníamos que remontar el estrecho Canal de Castilla. Esto condiciona en gran medida el inicio de la prueba y después de la bocina me llevo varios golpes que me hacen perder los nervios. Decido, tranquilizarme, aguantar por el lado derecho del canal y luego cambiarme en la parte final. Por fin, salgo del agua y me dirijo a los boxes por una empinada cuesta. Mientras corro y me quito las mangas del neopreno, veo sorprendido un montón de bicis y calculo que habré salido entre los 20 primeros.
La transición me sale genial y antes de que me cuenta estoy tirando con todas mi fuerzas de un grupo de 5. Rapidamente me doy cuenta que es un suicidio salir así por loq ue me coloco a rueda e intneto aguantar. Pero parece que los demás integrantes del grupo no quieren bajar el pistón y se ponen a tirar muy fuerte. Imposible. Me caigo del grupo y grito de rabia. Miro hacía atrás y no viene nadie. Tras un suspiro prolongado me tranquilizo bebo un trago de aquarius y empiezo a pedalear solo. Al los 2km me caza el grupo que viene por detrás. No se me escapan y logro bajarme con ellos en la T2. Me bajo el último pero al salir de boxes ya había adelantado a 2 o 3. Con las primeras zancadas noto un fuerte dolor en los gemelos pero aprieto los dientes y sigo.
Me encuentro rápido y suelto a todos los de mi grupo. Al cruzar un puente me espera mi padre que me informa de que a 50 segundos ha pasado Fran, un ex-compañero de entrenos y el primer sub23. Voy aumentando el ritmo progresivamente y cojo a Fran. Me voy cruzando con los que van delante y me doy cuenta de que las distancias entre cada triatleta son considerables, pero no desespero y en el giro ya paso en 12º posición. Esto me da el subidón que necesitaba.
 Por no perder tiempo, no bebo en el avituallamiento y eso que iba seco. Los 2,5km de vuelta los hago a tope. En la última recta lanzo el sprint a 300m de la meta y logró adelantar a otro triatleta más. Exhausto entro en meta y exploto de felicidad cuando la juez me dice que he entrado quinto.
La glucemia de después fue de 220 pero antes había comido un trozo de sandía.
Con la salida de las clasificaciones se corrobora la 5º posición de la general, 1º Sub23, y lo que nunca había conseguido: mejor parcial en la carrera a pie. Después de correr un Triatlón Olímpico hace 2 semanas y de tener unas glucemias horribles durante los últimos 5-6 días estoy más que satisfecho por el resultado
Aunque, sin duda, lo mejor siempre es lo que viene después ya que mi novia me sorprendió volviendo a León ya acabé el día en un spa. Ideal para relajarse y recuperar las piernas y la mente.
Seguimos creciendo gracias a tod@s vosotros ¡¡¡
Por Daniel Hans