Noticias

  • Home
  • /
  • ANDRÉS FERNANDEZ, PRIMERA MARATÓN

ANDRÉS FERNANDEZ, PRIMERA MARATÓN

30 Oct, 2018 / 0

Maratón Alcalá de Henares (Madrid) – 28 de octubre 2018

Andrés Fernandez ha demostrado que con diabetes puede completarse un maratón a través de paciencia progresión,  y prestando atención a la glucosa en entrenos planificados. Sus palabras dan forma a la crónica de su hazaña.

Son las 6:45 de la mañana, suena el despertador, había descansado bastante bien, miro la glucemia con el Freestyle y marca 159. Pensé, “Uff!!,  un pelín alto para ahora desayunar”, pero ni corto ni perezoso me tome mi desayuno como todos los días: un café doble con leche y una pulguita con aceite de oliva.

Las 7:10 de la mañana, equipado y bien abrigado, que hace mucho frio, me voy a buscar a mi primo, ha subido desde de Jaén para correr este evento. Los dos somos debutantes en esta distancia, que nervios, no sabemos hasta donde llegaremos.

Llegamos al lugar de la salida a las 8:00 y comenzamos a calentar y a realizar los estiramientos, los nervios están a flor de piel y hay mucha gente (también tiene lugar la carrera de 10K y la maratón por relevos). Momentos antes de darse la salida mi cabeza recuerda los días de entrenamiento,  la lesión en los isquiotibiales de la pierna derecha que me han dejado el último mes KO y pienso ¿Seré capaz? Me compruebo la glucosa y marca 286, mi primo me mira y le digo sonriendo: “llevo gasolina para la mitad de la carrera”.

Andrés Fdez Meta

Comienza la carrera y cogemos un buen ritmo (íbamos pegados a la liebre de las 4 horas),  un poco rápido para lo que habíamos previsto, pero íbamos bien. La glucemia bajaba poco a poco. En el Km 10 estaba a 185, solo habíamos tomado agua en los dos avituallamientos y seguíamos a buen ritmo, a partir de ahí la glucosa se estabilizo. La segunda hora de carrera el nivel lo mantuve en una media de 120 mg/dl y ya había empezado a tomar un gel.

Pasamos la mitad de la carrera, pero al llegar al km 24 comenzaron los calambres, primero los gemelos y poco después los cuádriceps. Pensé en abandonar, pero mi primo, que no se separó de mi lado ni un momento, me dijo: “Esto lo acabamos aunque sea andando”.

Y eso fue lo que hicimos, cuando me volvían los calambres, andábamos alrededor de 300 o 400 metros y volvíamos a correr (claro a un ritmo menor) y así fueron pasando los kms, hasta los últimos 200 mts, donde me esperaba mi mujer (ya preocupada, porque había visto salir una ambulancia, me había llamado dos veces y no le cogía el teléfono) y mi pequeño. Lo cogí de la mano y entramos juntos en meta después de más de 5 horas de carrera (tiempo oficial 5:03:57). Se había acabado, lo había logrado, había vencido la distancia y la glucemia se mantenía en 100 mg/dl.

Dos días después escribo estas líneas, pensando en que el año que viene si las circunstancias son propicias, yo repito,  porque: CON DIABETES SI SE PUEDE.

Andrés, felicitarte por el maratón, y agradecer que compartas tu ilusión por superarte con el resto de compañeros. ¡ENHORABUENA!

Por Moisés Ávila

New Form